Peores momentos para subirte a la báscula

Autor: Comentar
Comparte este artículo
¿Sabes cuales son los peores momentos para subirte a la báscula?. Si has comenzado a cuidarte en serio, si has empezado a hacer ejercicio de manera regular y estás siguiendo una dieta, sabrás que el siguiente (y temido) paso es pesarte para ver los resultados del esfuerzo. Para no desanimarte con los resultados os vamos a decir varios momentos en los que no es recomendable pesarse.
Peores momentos para subirte a la báscula

¿Cuándo es mejor pesarse?

Pesarse forma parte del control de tu salud, debemos saber cómo mantener nuestro peso ideal y para ello no hay más remedio que subirse a la báscula de vez en cuando. Ser conscientes de nuestro control corporal es muy importante para cuidar la línea, para mantenernos en forma y no subir demasiado de peso.

Sin embargo te recomendamos que no te obsesiones con ello, no sirve de mucho pesarse cada día e ir cavilando los gramos perdidos a lo largo de una jornada. Para tener un resultado lo más real posible te vamos a describir ciertos momentos del día en los que no deberías subirte a la báscula:

Después de la comida

El proceso de digestión de nuestro tras una ingesta de comida nos dará un resultado superior al esperado. Eso es porque el estomago está lleno y los líquidos se localizan en los diferentes órganos que se encargan que metabolizar la comida ingerida. Lo recomendable para estos casos es que te peses antes de la ingesta, siempre con el estomago vacío.

Por la noche

El peso también se incrementa por la noche. A lo largo de una jornada el peso se eleva ya que se han acumulado actividad, diferentes comidas y el agotamiento y la fatiga física puede repercutir en la retención de líquidos. Por eso nosotros pensamos que lo mejor es pesarse siempre a primera hora de la mañana sin haber comido nada, será el instante cuando tu peso sea más fiable.

Después de un entrenamiento

Si después de una comida y por la noche la báscula incrementaba el valor del peso real, tras la realización de ejercicio físico el resultado es a la inversa. Normalmente si has sudado bastante, la perdida de líquidos se nota en la bascula aunque se debe recuperar rápida hidratándose y comiendo de manera saludable.

Como ves la báscula puede convertirse en nuestra amiga o nuestro peor enemigo. Si te has propuesto cuidarte e intentar bajar de peso, ten en cuenta estas recomendaciones para que tu peso siempre sea lo más real posible.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: En Forma


0 Comentarios Enviar un comentario